Bodega Monte Quieto celebra al Cabernet Franc

La bodega lujanina fundada por Agustín Casabal y Matilde Pereda propone la nueva cosecha de un exponente fresco y chispeante.
jueves, 30 de noviembre de 2023 · 10:16

Cada 4 de diciembre se celebra el Día Internacional del Cabernet Franc, y nada mejor que festejarlo con un ejemplar de Monte Quieto Bodega de Familia.

Leer también Llega la séptima edición del Taninos Wine Fest a Ciudad

Este año, la propuesta es disfrutar la cepa en su versión más fresca y chispeante con su Quieto Rosado de Cabernet Franc, elaborado con las mejores uvas provenientes de sus viñedos ubicados en Ugarteche, Agrelo y Vista Flores.

El Cabernet Franc atraviesa una de sus mejores épocas en nuestro país. Aunque la superficie plantada con esta variedad en Argentina representa solo el 0,7% del total de vid, según revela el último informe del Instituto Nacional de Vitivinicultura, de 2010 a la fecha la cantidad de hectáreas de Cabernet Franc creció un 150%. Asimismo, las ventas de vinos varietales de esta cepa viene incrementándose año a año en el mercado interno y a nivel internacional. Pero mucho antes de este boom, Monte Quieto ya había adoptado a la variedad como insignia de la bodega.

Monte Quieto Bodega de Familia.

De hecho, la elección del Cabernet Franc como cepa emblema de Monte Quieto se remonta a sus orígenes, hace ya más de 20 años, cuando sus fundadores, Agustín Casabal y Matilde Pereda, quedaron maravillados con la particular madurez que alcanzaban las uvas en la provincia de Mendoza, y los aromas cautivantes que ofrecían en Agrelo, Luján de Cuyo. De hecho, ese fue el lugar elegido para erigir la bodega y donde establecieron la primera de las fincas: Odisea. Un tiempo después, adquirieron dos fincas más, Los Hermanos, en Ugarteche, y Los Barrancos, en Vista Flores.   

Este Quieto Rosado de Cabernet Franc posee enología de Leonardo Quercetti, quien junto a su equipo logró combinar la máxima expresión de cada uno de esos terroirs, ofreciendo un vino elegante y sumamente versátil.

Quieto Rosado de Cabernet Franc.

Con una crianza de tres meses en tanques de acero inoxidable, Quieto Rosado de Cabernet Franc presenta un color rosado muy pálido. En nariz ofrece sutiles aromas florales y de frutos ácidos como cereza y ciruela. En boca posee buena estructura, es suave, elegante y con un final levemente dulce. Resulta perfecto como aperitivo, para elaborar tragos refrescantes y como compañero de tablas de quesos frescos y frutos de mar.

Otras Noticias